04 JulConsejos para viajes románticos

Hacer un viaje romántico es hacerlo muy especial. Es el sueño de toda mujer romántica: poder viajar con la persona amada y compartir un conjunto de sensaciones que se convertirán en inolvidables.

viajeromantico-2

Aquí te dejamos los mejores consejos para planificar tu viaje en pareja y que sea perfecto.

1. Las personas: antes de salir de viaje. Es el ingrediente fundamental, sin la pareja bien predispuesta no hay viaje romántico ni en el más especial de los escenarios románticos de todo el planeta. Así que lo primero de todo es predisponerse hacer un bien viaje, divertirse, pasarlo bien, olvidarse de los problemas, los malos rollos, dejar distancia por medio, e iniciar el viaje con la máxima predisposición a ser positivos, a disfrutar de nuevas sensaciones y a hacer gala del mejor sentido del humor, incluso cuando con un imprevisto haga que algo salga mal.

2. Cada momento es especial. Hay que hacer de cada momento del viaje algo especial. Con dos personas que se gustan y aman eso es bastante fácil. A veces bastará salir a un balcón de la habitación del hotel y contemplar las estrellas mientras se bebe champán. Un sencillo paseo cogidos de la mano por callejuelas románticas, escenarios románticos, un café en una plaza romántica, tirar una moneda a una fuente y pedir un deseo, montar en un coche de caballos y recorrer parte de la ciudad, un paseo en barco, un atardecer, etc. etc. Algo que ayuda a que existan muchos momentos especiales son las sorpresas.

3. El valor de las sorpresas: preparar con antelación el viaje. Es excelente cuando una pareja tiene preparadas algunas sorpresas: un regalo al llegar al hotel, ir a un espectáculo (opera, ballet, concierto…), una sorpresa en un restaurante, etc. Esto se puede conseguir preparando en viaje con antelación, sabiendo de sitios y cosas que son especiales en dichos sitios. Es como ir a Holanda y tener un impresionante ramo de tulipanes en el hotel con una nota muy romántica. O ir al Caribe y bañarte en un jacuzzi al aire libre de madrugada tomando un cóctel .

viajeromantico-1

4. Haz del amor un gran aliado.
Es uno de los ingredientes del viaje. No tengas prisas, no te mates a ver cosas, no quedes tan extenuado que acabes agotado /a. El viaje debe estar al servicio del amor y no al revés. Es bueno que bastantes cosas giren entorno al amor. Así que no debe importaros levantaros tarde, tomar un desayuno tranquilamente, “perder el tiempo” toda una tarde juntos. Hacer el viaje relajados y en el que siempre los protagonistas sois vosotros, incluso inmersos en las mejores maravillas del mundo.

5. Personas románticas, detalles románticos. El viaje romántico es perfecto cuando las personas que lo hacen son románticas. Inunda de cosas románticas el viaje. Una pareja romántica hace que un viaje a cualquier sitio pueda convertirse en el más romántico de los viajes. Una pareja nada romántica hará que Venecia, París, etc. se devalúen… Así que para hacer un viaje romántico, lo mejor es que las personas intenten ser románticos…

6. La elección del viaje: si el viaje tiene como promotor uno de los miembros de la pareja, nuestro consejo es que hay que tener muy en cuenta los gustos de tu pareja. No corras riesgos: no lo lleves a Marrakech si no le gusta Marruecos, o no vayas a Noruega a ver fiordos si no le gusta el frío. Si queréis estar bien a toda costa, aprovechar para elegir un sitio que os permita estar a ambos muy a gusto y disfrutar. ¿Destinos? Pueden ser infinitos, dependerá mucho de vuestros gustos. En todo caso Italia (Venecia, Florencia, la Toscana), Francia (París, el valle del Loira) y la mayor parte de las ciudades europeas que tienen atractivos turísticos son magníficas para viajes románticos. Los viajes más exóticos (el Caribe tiene mucho éxito) y los de aventura, dependerá del perfil y edad de la pareja…

7. El momento del viaje.
Muy importante la elección del momento. En primer lugar porque coincida con algo especial (aniversario, intensidad de vuestra relación, necesidad de estar juntos y solos, etc.) o con alguna excusa que permita celebrarlo más a gusto, sin que el gasto u otro tema suponga un excesivo problema. La época del año también es importante; es interesante evitar temporadas o épocas en las que haya excesiva gente, hasta el punto de que las colas, los retrasos, las incomodidades estén interfiriendo en vuestro viaje contiguamente. La primavera y el otoño en muchos lugares son dos estaciones muy románticas… Así que esmerarse en el elegir el “cuándo” es importante. Pero sobretodo hacerlo en un momento en el que podáis estar muy relajados (fuera de problemas laborales, profesionales, familiares, personales…).

7. Las cenas y las noches románticas. Cuidar las cenas y las noches incrementará el romanticismo de vuestro viaje. Elegir sitios bonitos, compartir sabores nuevos, ir a espectáculos, pasear por sitios bonitos…. Comentar las cosas nuevas, etc.


8. Los hoteles románticos con encanto.
Para un viaje romántico no necesariamente hacen falta hoteles de lujo. Una tienda de campaña en un lago, la orilla del río, etc. puede ser más que suficiente. Pero hay que recordar que existen hoteles con encanto que ayudarán aumentar el ambiente romántico.

9. Recordar el viaje (fotos, vídeos, compras…). Un viaje tiene una duración determinada. Pero los recuerdos de un viaje romántico pueden durar toda la vida. Sacar fotos, vídeos, hacer compras, recuerdos, etc. etc. Es ideal. Especialmente para las parejas románticas. Trata de inmortalizar ese momento en el restaurante, en la plaza, en el hotel… Las personas románticas tienen sus mejores momentos recordando escenas románticas.

10. No te obsesiones en ser excesivamente romántico /a. Actúa con normalidad, espontaneidad y naturalidad. Es mejor en un viaje tener unas horas románticas “top 10″ espontáneas que una “planificada” y forzada pretensión de que cada minuto del viaje “sea romántico”. Actuar con naturalidad y dejar que cada cosa llegue por sí misma cuando esté madura.

Leave a Reply